Make your own free website on Tripod.com

Chat           Foro           Postales Digitales         Gratis1200           WebCams.

Parábolas.

WB01664_.gif (1442 bytes)

Cada dos dias iremos presentando una nueva.

Te recomendamos que las leas despacio,las parábolas están pensadas no tanto

para ser leídas de un tirón,si no para ser reflexionadas,recreadas y gustadas calmadamente.

WB01664_.gif (1442 bytes)

El Niño y La Escuela.

                           Llegaron las clases y el niño fue por primera vez a la escuela.

Era un niño muy pequeño y fragil y la escuela le parecio inmensa.

Pero cuando el niño descubrió que podía entrar a su salón desde

                           la puerta que daba al exterior, se puso muy contento y ya no le

                           parecía tan grande la escuela.

                           Una mañana dijo la maestra:

                           - Hoy vamos a hacer un dibujo.

      El niño se puso feliz porque le encantaba dibujar. Sabía pintar leones,

     tigres, pollos, vacas, barcos, carros, casas, ciudades ... Sacó su caja

                          de creyones y empezó a dibujar.

                          - Esperen, no es todavá tiempo de empezar - les dijo la maestra -, hoy

                          vamos a pintar flores.

                          Al niño le pareció bien porque le encantaba pintar flores. Empezó a pintar

                          unas   extraordinarias  flores con  sus creyones rojos, anaranjados, azules.

                          Pero la maestra dijo:

                          - No pinten nada todavía. Yo les voy a enseñar como se pintan las flores.

                          Y la maestra dibujó una  flor roja de tallo verde. El niño  miró la  flor que

                          habia hecho la maestra, miró la que el ya había pintado y le gustó mucho

                          mas la suya. Pero no lo dijo. Volteó  la  hoja y pintó una flor roja con el

                          tallo verde, igual que la flor de su maestra.

                          - Hoy vamos a trabajar con plastilina - dijo a los pocos días la maestra.

                          El niño se puso muy contento porque le encantaba la plastilina. Con ella

                          era capaz de hacer culebras, ratones, carros, camiones, árboles, hombres,

                          libros..., y empezó a preparar su bola de plastilina . Pero la maestra dijo:

                          - Todavia no es tiempo de empezar. Dejen la plastilina quieta hasta que

                          yo les diga. Hoy vamos a hacer un plato y yo les enseñaré cómo hacerlo.

                          El niño imaginó múltiples formas de platos, pero como la maestra hizo un

                          plato hondo y les había dicho que debían  hacer lo que ella hiciera, hizo

                          también un plato hondo, igual que el de la maestra.

                          Así, poco a poco, el niño aprendió a esperar que le dijeran lo que tenia

                          que hacer lo que tenia que hacer, y se convirtió en un niño obediente y

                          ejemplar, porque siempre hacía las cosas como le ordenaba su maestra.

                          Al cabo de un tiempo, la familia se  mudó a  otra  ciudad  y  los   padres

                          llevaron al niño a una escuela nueva.

                          -Hoy vamos a hacer un dibujo - dijo la maestra el primer día que llego

                          el niño a esa escuela.

                          El niño se puso a esperar que la maestra dijera cómo tenían que hacer ese

                          dibujo pero no les dijo nada, y se puso a caminar por el salón y a mirar los

                          dibujos de los niños.

                          - ¿No te gusta dibujar? - le preguntó cuando lo vio sin hacer nada.

                          - Sí - contestó el niño - , pero ¿qué vamos a hacer?

                          - No sé, lo que tú quieras.

                          - ¿Con cualquier color?

                          - Claro, si todos hicieran lo mismo, cómo sabría yo que pintó cada uno.

                          - no sé - dijo el niño, y empezó a hacer una flor roja con el tallo verde.

WB01664_.gif (1442 bytes)

Parábolas Anteriores.

La niña, la piedra y el caballo.

WB01664_.gif (1442 bytes)

Si conoces alguna parábola enviala a chat1200@hotmail.com

Volver al Chat1200.

Erea la persona # Hit Counter que entra a esta pagina desde el 15/01/99.